GMV está desarrollando una infraestructura de integración de datos avanzada en línea con estándares abiertos.

Multinacional tecnológica GMV y – aportó su experiencia tecnológica a eTRANSAFE plataforma de tecnología de datos biomédicos con el doble objetivo de mejorar el desarrollo de nuevos fármacos y, por tanto, hacerlos más seguros para los pacientes. A partir de septiembre de 2017 y hasta agosto de 2022, eTRANSAFE está gestionado por fondos europeos (20 millones de euros), complementados por la Federación Europea de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas con un presupuesto total de casi 40 millones de euros.

La evaluación de la seguridad de los medicamentos es un proceso intensivo en conocimiento que requiere el avance de métodos y herramientas de manipulación de datos para facilitar el intercambio, la extracción, el análisis y el modelado predictivo de datos. Esta necesidad no se limita a ningún tipo específico de datos, y el avance real requiere la integración de información de diferentes tipos y de diferentes fuentes (por ejemplo, conocimiento biomédico disponible públicamente, datos preclínicos y clínicos patentados, etc.).

Hasta la fecha, las principales empresas farmacéuticas se han mostrado reacias a compartir información sobre la toxicidad de miles de compuestos extraídos de pruebas con animales. La mayoría de estos datos permanecieron copiados en silos privados, sin posibilidad de compartirlos. Como explican los líderes del proyecto, “uno de los objetivos de eTRANSAFE es realizar pruebas de seguridad de medicamentos más efectivas, reemplazando parte de las pruebas en animales por el análisis retrospectivo de la evidencia en los archivos de la industria farmacéutica”.

Adrián Rodrigo, gerente de GMV Business Solutions for Smart Health, señala que “a partir de técnicas de gobernanza de datos, el proyecto se esfuerza por organizar y compartir toda la información disponible de las empresas farmacéuticas para generar una masa crítica de datos biomédicos que luego puedan ser explotados Big data tecnología y métodos de cálculo capaces de sacar conclusiones a partir de toda la información que de otro modo habría quedado sin procesar ”. Continúa “la idea es hacer posible la combinación de datos para el análisis conjunto, aplicando todos los métodos de confidencialidad de los datos en una plataforma segura”.

El proyecto desarrollará herramientas in-silico para la extracción de datos, la visualización y la predicción de la toxicidad potencial, con un enfoque específico en la evaluación de la predictibilidad clínica y preclínica y el descubrimiento de biomarcadores de seguridad.

El proyecto desarrolló una arquitectura y una estrategia de vanguardia para el intercambio de datos preclínicos y clínicos de diversas fuentes y para la minería y la integración de estos datos. La estructura está gestionada por un centro de conocimiento (eTRANSAFE-Hub), una plataforma de información en línea que centralizará el acceso a todas estas bases de datos y fuentes toxicológicas. GMV contribuirá al desarrollo de esta plataforma, actuando como técnico responsable del sistema, asegurando la definición y coordinación de las funcionalidades a incluir en cada versión, como se verá en el producto final, así como la documentación y entrega de características prioritarias para los usuarios finales.

Beneficios para la investigación farmacéutica

eTRANSAFE desarrolla una infraestructura de datos integradora y métodos y herramientas computacionales innovadores destinados a mejorar drásticamente la viabilidad y confiabilidad de la evaluación de la seguridad traslacional durante el proceso de desarrollo de medicamentos. Esta infraestructura estará respaldada por el desarrollo de estándares abiertos y políticas sólidas que sean ampliamente aceptadas por las partes interesadas, incluidas las agencias reguladoras y las organizaciones internacionales.

Los beneficios directos del proyecto serán estudios más eficientes, tiempos de investigación más cortos y mejores resultados de toxicidad. Parte del proyecto compara estudios preclínicos con ensayos clínicos, para analizar hasta qué punto los primeros pueden predecir lo que sucederá con los humanos. La conclusión es que los modelos o células computacionales pueden proporcionar una mejor predicción de lo que sucederá en el cuerpo humano. Por lo tanto, el proyecto tendrá un impacto significativo en la forma en que se realizan los estudios preclínicos y en la forma en que la industria los diseña.

El proyecto cuenta con la participación público-privada de 8 instituciones académicas, 6 pymes y 12 empresas farmacéuticas. Los socios del proyecto español son Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (coordinador), Universidad Pompeu Fabra y Synapse Research Management Partners SL, liderando juntos 4 de los 10 paquetes de trabajo. Los coordinadores industriales son las empresas farmacéuticas Novartis y Bayer AG. GMV es responsable de desarrollar una infraestructura de integración de datos avanzada, aplicando estándares abiertos y políticas ampliamente aceptadas por las partes, incluidos reguladores y organismos internacionales.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *